miércoles, 9 de mayo de 2007

Un árbol apícola


Ahora que el invierno anuncia su llegada al paso de días mas cortos y campos sin flores, quiero comentarles sobre un habitante del reino vegetal y sin dudas, todo un personaje en la flora apícola chilena.
Este señor tiene el curioso (por decir algo) nombre de Eucryphia cordifolia, pero para sus amigos simplemente Ulmo, pero vamos conociéndolo:
Vive desde Arauco hasta Palena, prefiere la Cordillera de la Costa, pero solo hasta los 700 metros sobre el nivel del mar. No forma bosques puros, siempre crece rodeado de otras especies las que junto a él forman el bosque nativo, coigues, tepas, tinéos y robles.

Permanece siempre verde y crece hasta los 40 mts de altura, su madera es dura y pesada de muy buena calidad, incluso se usó en la fabricación de durmientes para líneas férreas.

Para los apicultores, sin dudas, la parte más importante de este personaje arbóreo son sus blancas flores; se cubre de ellas como un árbol nevado durante los meses de enero y febrero, estas flores producen mucho néctar, el que libado por nuestras aladas obreras es transformado sin dudas en la miel monofloral más conocida de Chile.

Estas flores luego de transformarse en frutos producen unas semillas aladas que al igual que las abejas viajan con el viento buscando nuevos asentamientos.

Pero este relato no es todo color rosa, en la X Región el 97% de la leña que se comercializa corresponde a bosque nativo, y como la madera del ulmo tiene gran poder calórico, es la más cotizada. Se calcula que en Valdivia el 36% de la leña que se consume corresponde a ulmo, en Osorno llega a un 51%, mientras en Puerto Montt alcanza 32%, en éstas tres ciudades el consumo de leña de ulmo se calcula en cerca de un millón de metros cúbicos. Estos datos corresponden al "Sistema de Certificación para el Uso Sustentable de la Leña en Valdivia".

Su nombre científico Eucryphia proviene del latín, donde "Eu" significa bien y "Kryphe" significa escondido, esto haciendo alusión a que en sus flores el cáliz cubre totalmente el botón floral.

1 comentario:

Gustavo Aldea dijo...

Hace dos años fui a la mielada del ulmo cerca de Pucon, y puedo hacer algunas afirmaciones al respecto:
Si no se cuenta con un vehiculo paricular, llamese camioneta y el dinero suficiente para el traslado mejor no ir a meterse a la patas de los caballos.
Con este árbol las abejas tiran miel como locas, pero....
carece de polen, porlo mismo el desgaste es tremendo para las obreras, y si a eso se suma que junto con el término de esta mielada aparecen esas terribles y judaicas enemigas nuestras las parasitas chaquetas amarillas, un descuido puede ser fatal...